jueves, 23 de febrero de 2012

BLOGUEAR


En momentos como este, cuando me siento a escribir, casi siempre miro a través de la ventana. Mis dedos avanzan rápidamente por las empinadas escaleras del teclado mientras allí afuera el cielo de mediados de invierno comienza a oscurecerse… hoy nos visita una noche impregnada del lejano perfume de la primavera…

Tiene algo esto de escribir un blog que lo hace muy diferente a escribir para una publicación impresa…

Para que otros puedan leer tus palabras en un papel, ya sea libro o revista tu texto pasa antes por otras manos que opinan, corrigen y supervisan. A continuación alguien que te representa tiene que convencer a un tercero para que lo publique y aunque nunca he tenido el honor de publicar un libro, me imagino que esa tercera persona te revisa de nuevo… Todo esto se me antoja un tiempo muy largo.

Pero escribir aquí es tan diferente… piensas algo, lo escribes, haces “click” y ya esta, publicado. Ahí están tus palabras, tus pensamientos, listos para el mundo…


Y lo mejor: Esas personas que te leen te dan su opinión, interactúan, lo enriquecen… También hay muchas que entran, se quedan un rato y no dejan nada en la “caja de los comentarios”, pero yo sé que han pasado y eso es suficiente…

Llega un momento en que esas otras personas forman parte de lo que escribes, piensas en ellos a la hora de escribir, te diriges a ellos porque sabes quienes son y conoces sus gustos, sus opiniones…

Muchas veces su mentalidad es muy distinta a la mía… y eso, creo que es magnífico, porque aquí, aquí es donde nos encontramos, donde coincidimos, pensamos juntos, aprendemos unos de otros… crecemos juntos… no se trata de crear, sino de conectar.

No necesitas ser un genio creativo, puedes disfrutar siendo tu mismo, compartiendo lo que te interesa, lo que te apasiona, lo que te preocupa...

Me pregunto porque muchos médicos se resisten a escribir en blogs y creo comprender su temor ante las posibles responsabilidades derivadas y la desmotivación por no encontrar una compensación al tiempo invertido.

Si queremos que haya más médicos formando parte de esta “conversación” nos quedan muchas barreras por derribar…

15 comentarios:

  1. Si mañana te pitan los oídos, es que estamos hablando de tu blog en la reunión catalano valenciano balear de la AEDV. Un abrazo y a seguir. Me encanta leerte

    ResponderEliminar
  2. Coincido con Rosa... a mí también me encanta leerte! :-)

    ResponderEliminar
  3. ¿Veis? a esto me refería... Ahí estáis todos y eso me llena de felicidad... Lo digo muy en serio.

    ResponderEliminar
  4. Nos da miedo ser transparentes, esta velocidad de internet a veces asusta... Pero es la magia que tiene, la posibilidad de intercambiar ideas con gente que muchas veces ni conoces.

    Un muaks

    ResponderEliminar
  5. Yo también te leo desde mi rinconcito, pero soy poco ruidosa ;)

    ResponderEliminar
  6. Escribir en un blog es exponerte, eso no a todo el mundo le gusta, los médicos trabajáis con lo más sensible y complejo que se conoce (por ahora) los seres humanos, es normal que les cueste ....´
    Soy una "adicta" a la lectura, me gusta leerte y leer lo que la gente expresa, me hace observar otros puntos de vista, algunos ni me los imaginaba ....

    ResponderEliminar
  7. Gracias por esta reflexión M. José. Seré poco original pero es lo que pienso. A mí también me encantan tus reflexiones, y ésta ya ni te cuento...

    ResponderEliminar
  8. Muy buena reflexión. Mas claro imposible sobre lo que significa mantener un blog. Un abrazo desde Argentina.

    ResponderEliminar
  9. Muy de acuerdo contigo; me ha gustado mucho esta frase: "No necesitas ser un genio creativo, puedes disfrutar siendo tu mismo..." Eso es, un blog puede ser como un diario personal en el que permites que los demás se asomen...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Si, muchos los enganchados a leerte, aunque no hayamos dejado nunca un comentario. Yo soy uno entre ellos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar